Un can en A Grixoá . Foto: O derradeiro bafo

Alumnos y titulados de Publicidad y RRPP retratan aldeas de hasta 10 vecinos en ‘O derradeiro bafo’

Retratos de una Galicia que desaparece

El resultado de su viaje se recogerá en el libro de fotografías que presentarán en los próximos meses

Eduardo Muñiz | Pontevedra
Santa Cristina, en O Incio; A Servaínza, en Viana do Bolo; A Edrada, en Vilariño de Conso; Os Anguieiros en Quiroga; A Grixoá e A Cela en Chantada; e Santa Cristina, en A Veiga, son siete aldeas gallegas con un elemento en común; todas ellas cuentan con menos de diez habitantes. Esta cifra fue precisamente la que las convirtió en protagonistas de Lo último aliento, el proyecto que, en el marco del programa Iniciativa Xove de la Xunta de Galicia, llevó al estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas Manuel Chapela y a la diplomada Cristina Ferreiro a un viaje por estas siete aldeas, con el propósito de documentar la realidad de sus vecinos y vecinas en las fotografías que se verán recogidas en el libro que publicarán nos próximos meses.

“Buscamos cómo podíamos desarrollar un proyecto sobre aldeas gallegas a punto de desaparecer que fuera también un viaje”, explica Chapela de la iniciativa que desarrollaron junto al también titulado en Publicidad y RRPP Miguel Ángel Acosta, María Losada y Manuel Illán, en el marco de la convocatoria abierta por la Dirección Xeral de Xuventude para proyectos desarrollados por grupos de jóvenes y chicas. Aquella idea inicial llevó a una listado de núcleos de población gallegos con un máximo de diez habitantes, con la que hacer una selección previa de la que fueron cayéndose “algunos que tenían una piscina o una casa de turismo rural, ya que no mantenían esa esencia que buscábamos”. Así, acabaron por seleccionar los siete destinos a los que, en un viaje de 20 días en furgoneta, Chapela y Ferreiro se desplazaron con el objeto de conocer y documentar en imágenes a vida de sus habitantes.

“Aunque estudiemos publicidad, la idea no es vender las aldeas. El proyecto no busca ser algo dramático, queríamos contar su historia, su forma de vida, lo bien que están allí…”, relata Chapela de una iniciativa que los llevó a conocer una serie de aldeas de las provincias de Ourense y Lugo, que, como reconoce, “cuando muera una gente que ahora tiene entre 60 y 80 años, se acabaron”.

Un viaje documentado en un libro

En un recorrido en el que se detenían dos o tres días en cada destino, con el objetivo tanto de recoger las historias de sus habitantes, o de su único habitante en el caso de A Grixoá, como de plasmarlos en fotografías analógicas y digitales, los impulsores de O derradeiro bafo (El último aliento) reconocen haber vivido una experiencia muy valiosa. “Cuando llegábamos, a primera hora había como una falsa tensión, pero luego comenzaban a soltarse y no paraban, hasta el punto de invitarnos a cenar y animarnos a que nos quedásemos unos días con ellos”, reconoce Chapela.

Tras la realización de este viaje en el mes de julio, los impulsores de este proyecto se encuentran actualmente “en la fase de posproducción” del libro en el que darán cuenta del que fue O derradeiro bafo, una publicación en la que combinan una selección de las imágenes tomadas en las diferentes aldeas con textos “en los que recogemos nuestra experiencia, contamos como nos sentimos y como nos acogieron, que fue algo increíble”. A textos e imágenes se añaden además una serie de ilustraciones, fruto de la convocatoria que abrieron a través de las redes sociales para sumar las aportaciones de diferentes artistas a este proyecto. El resultado final se reunirá en un libro con ejemplares seriados que proyectan distribuir en las últimas semanas del año, lo que los llevará de nuevo hasta las siete aldeas retratadas, ya que, como recuerda Chapela, “al fin y al cabo, los protagonistas son sus vecinos y vecinas”.

Fuente:

Duvi

O derradeiro bafo

Imagen destacada y fotogalería:

© O derradeiro bafo

Share This