Pareja de agujas colipintas en la orillamar de la ría de Vigo

  /  NATURALEZA   /  Pareja de agujas colipintas en la orillamar de la ría de Vigo

Pareja de agujas colipintas en la orillamar de la ría de Vigo

La aguja colipinta (Limosa Lapponica) es una ave limícola.

Los adultos miden unos 38 cm. Patas y picos largos, este último revirado ligeramente hacia arriba, la cola con bandas delgadas blancas y negras. Es un poco más pequeña que la aguja colinegra (Limosa Limosa) a lo que se asemeja.

Sexos semejantes aunque la hembra muestra siempre una coloración más apagada y pico más largo. En plumaje invernal tiene las partes superiores pardas cenicientas y las partes inferiores claras. En plumaje estival, en este caso, tiene la cabeza, cuello y partes inferiores castañas rojizas.

Más costera que su pariente la colinegra es una ave migratoria en nuestro territorio que aparece principalmente a lo largo del período migratorio y con mucho menos frecuencia, durante el período de invierno. Ocupa arenales, estuarios, zonas húmedas costeras e incluso embalses de la costa cantábrica-atlántica de la Península,

Su dieta esta basada en una rica variedad de invertebrados, principalmente vermes, gusanos, pulgas de mar, insectos, moluscos, pequeños crustáceos y anélidos que captura en el barro, en ocasiones a cierta profundidad gracias a su largo pico.

Su hábitat es la tundra abierta, en zonas empapadas y marismas próximas a bosques del Ártico (incluida Islandia) y Alaska. Migran en invierno cara Europa occidental, África, sur de Asia, Australia y Nueva Zelanda,

En la península Ibérica se observa en paso e inverna en pequeña cantidad. En Galicia también, aunque sobre todo entre septiembre y octubre y como invernante no es escaso.

Durante sus migraciones aparece en zonas costeras de la península, aunque sea mucho más abundante en la fachada cántabroatlántica y bastante raro en el Mediterráneo. Es común, en las Islas Canarias.

Es un ave que migra dejando sus lugares de reproducción a finales del verano para pasar sus abrigos normales de invierno. En nuestro territorio se observa entre abril y junio, durante lo paso pre-nupcial, y en septiembre y octubre en el post-nupcial, tanto en la costa del Atlántico y del Golfo de Vizcaya, y en el Estrecho de Gibraltar.

Imágenes: 

Basilio Cegarra

Share This